ARTES EN VIVO PARA EL DÍA A DÍA – PENSAMIENTO APLICABLE # 85 – Reconocimiento

Reconocimiento puede significar elogio y afirmación del mérito. Si esto es lo que el artista en vivo quiere conseguir con su trabajo, puede acabar volviendose loco, porque lo que a unos les gusta, seguro que no les va a gustar a otros. El camino más seguro es satisfacer el propio sentimiento de lo que debería ser el trabajo, escuchar dentro y bajarle el volumen a las reacciones de los demás. Reconocimiento también puede significar percepción de la existencia de algo. Esto es absolutamente esencial en las artes en vivo. Sin un público presente, con los sentidos abiertos a percibir lo que se está desplegando ahí delante, la actuación no puede mantenerse en pie. Somos seres sociales, necesitamos sentir que pertenecemos y que somos vistos por los demás, simplemente porque somos, sin necesidad de tener que hacer algo. Sin embargo, cuando empezamos a anhelar que los otros confirmen que somos valiosos por lo que hacemos, el terreno puede tornarse movedizo.

 

María Ferrara

ARTES EN VIVO PARA EL DÍA A DÍA – PENSAMIENTO APLICABLE # 75 – Al servicio

Recuerdo a mi profesora de actuación Consuelo Trujillo diciendo “No va de tí. Lo que haces tiene que estar al servicio de la pieza”. Dejar a un lado las preferencias personales para convertirse en el medio a través del cual la pieza se hace realidad es un ejercicio en soltar la autoafirmación y en subordinarnos a algo mayor que nosotros. Por supuesto, aquello a lo que nos subordinamos tiene que significar algo para nosotros. Servir es una potente experiencia que da sentido a la vida. Cuando nos rendimos a algo, nos hacemos uno con ello y se satisface la necesidad inherentemente humana de pertenecer y de transcender nuestra identidad limitad.

 

María Ferrara